Error de caja registradora 99

Cada emprendedor que es una caja registradora a nuestro nombre lucha todos los días con el segundo problema que pueden generar estos dispositivos. Al igual que todos los equipos electrónicos, las cajas registradoras no están libres de enfermedades y, a veces, se descomponen. No todos los propietarios de empresas saben que en cualquier elemento en el que los registros se llevan a cabo con la ayuda de una caja registradora, debería ser un dispositivo nuevo, ahora debido a la falla de este básico.

La falta de una caja registradora de repuesto de elzab durante la venta posterior de productos o asistencia puede resultar en la imposición de sanciones por parte de la oficina de impuestos, ya que esto evitará los registros de ventas durante la temporada de falla de la unidad principal. Los documentos guardados junto con la caja registradora deben incluir el folleto del servicio de caja registradora. Este documento no solo complementa todas las reparaciones del dispositivo, sino que también contiene información sobre la localización de la caja registradora o cambios en sus pensamientos. En el trabajo de servicio, la entrada ingresada también constituiría un número único que fue asignado a la caja registradora por la oficina de impuestos, el nombre de la compañía y la dirección de las instalaciones donde se usa el efectivo. Todos estos consejos son necesarios en caso de una auditoría de la oficina de impuestos. Todos los ferrocarriles en la memoria de la caja registradora, incluido su cambio, pertenecen a los ejercicios de un servicio especializado, con el cual todos los empresarios que usan cajas registradoras deben llevar a cabo un contrato firmado. Lo que es bueno: debe informar a la oficina de impuestos de cualquier cambio en el técnico de caja. Las ventas en las cajas registradoras deben tener lugar en una posibilidad continua, por lo que en el éxito de llenar la memoria de la caja registradora, debe cambiar su opinión por una nueva, mientras recuerda leer la memoria. La lectura de la caja registradora fiscal probablemente exista, también como su reparación, realizada solo por una entidad autorizada. Además, esta operación debe llevarse a cabo en presencia de un empleado de la oficina de impuestos. Se prepara un informe apropiado a partir de la lectura de la memoria de la caja registradora fiscal, una copia de la cual llega a la oficina de impuestos y una nueva para el empresario. Requiere que el mismo protocolo se almacene junto con otros documentos conectados a la caja registradora; su defecto puede llevar a la imposición de una multa por parte de la oficina.